Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2009

IN MEMORIAM

Ayer me enteré que falleció el mes pasado la madre de uno mis ex, en concreto de Y. No me dijo nada porque llevó el asunto en la más estricta intimidad familiar y como yo hace ya más de seis años que no estoy ya en su círculo familiar, pues me he enterado de la muerte de mi ex suegra a través de su actual novia, que cumplió años el otro día y la llamé para felicitarla.
La verdad es que esta trágica noticia me dejó un poco helada, porque aunque sabía que llevaba un año enferma, pensaba que después de la operación y tratamiento ya estaba en fase de recuperación. Pero vaya que no, y es que el cáncer es muy traicionero, y si no que me lo digan a mí que me ha andado revoloteando cual pájaro de mal agüero.
Me vino a la memoria ayer cómo falleció una de mis amigas del instituto: A traición y mientras yo estaba liada y enfrascada en los exámenes de mayo de la universidad (ella estaba repitiendo COU y yo andaba ya en segundo de carrera por aquel entonces).
La chiquilla estaba muy enferma, pero e…

Estrés, escuatro, esquince

Estoy vivita y coleando, sí. No me he ido con el perrito Pancho a vivir la Dolce Vita las islas Fidji, qué más quisiera!
La verdad es que tenido un pico de trabajo horroroso. Bueno, más que un pico ha sido una cordillera entera, y lo más parecido a la del Himalaya.
El problema no ha sido en sí las horas dedicadas al trabajo, que de hecho hace diez años tenía días todavía mucho más agotadores en cuanto a horas dedicadas. No, el problema de este último mes ha sido el estrés provocado por un “mal rollito” fraguado con el cliente que ha ocasionado que me sintiera agotada moralmente. De las sesiones maratonianas eso ya no hablo.
Es por eso que llegar a casa a las once de la noche con la sensación de que mi vida es una mina profunda de la que salgo de noche para comer una lata de cualquier cosa e intentar dormir unas horas es algo que cada vez me está deprimiendo más. Antes tenía mala leche y estaba de uña, ahora ya no tengo ni ganas de cabrearme, ya no me quedan ni fuerzas.
Es difícil explica…