Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2008

Por Fin!!!!!

Por fin. Todo llega, la crisis, el otoño, la vuelta al cole y ... Mi regla!!!!.

Me ha hecho falta que me inyectasen ayer una buena dosis de progesterona pero al final la maldita desaparecida ha hecho acto de presencia. De todos modos, me tendré que hacer una prueba de embarazo en sangre para descartar definitivamente que mi útero maltrecho haya albergado alguna vez este último mes y medio zigoto alguno.

¿Por qué me ha pasado esto? Ah, eso todavía está por determinar. Lo único que sé es que ayer, tras ser inspeccionada durante media hora por un ginecólogo de una clínica bastante prestigiosa de Madrid a la que tengo la suerte de poder acceder por ser consultora senior y pagarme mi empresa un buen seguro médico, al final determinó que no tenía excesiva idea de cuál podía ser el problema, a saber: Hormonal, circunstancial, renal o simplemente un estado de estrés tan grande que inhibe la respuesta del hipotálamo. Lo único que vio es que no vio nada sospechoso de embarazo, y nada sospechoso …

Más Análisis

Fui al médico el viernes pero la verdad es que no me sirvió de gran ayuda. Me vino a decir lo que me imaginaba tras hacerme unos cuantos test de esos de Internet: Que probablemente no esté preñi pero que no es 100% seguro dado que este mes he ovulado presuntamente anormalmente tarde y considerando que el retraso que llevo es notable y puesto que además aunque los test en orina realizados por su laboratorio sean más fiables siempre dejan margen a error porque no todas las mujeres son iguales cuando se embarazan, en conclusión que hasta dentro de una semana sin que me baje la regla no se puede descartar nada, pero le parece que más bien va a ser que no, vamos que para eso no pierdo entera la tarde del viernes haciendo cola en el ambulatorio.

Respecto a otro temas, sí que ha quedado claro que sigo teniendo cistitis o por lo menos leucocitos en la orina, pero no así sangre, lo cual es más mosqueante, por lo que me ha pedido un cultivo de orina, que le llevaré el miércoles y así de paso me …

ESPERA TENSA

Imagen
Dice un refrán popular: “Ni cenamos ni se muere padre”, que viene a decir en cristiano más o menos que está uno a la espera de que se confirmen una o dos cosas excluyentes (si se muere padre no cenamos por la pena, y no podemos empezar a cenar por la espera de saber el desenlace) pero que no se llega a materializar ninguna de las dos.

¿Por qué empiezo después de tantos días con este refrán? Pues porque llevo ya nada menos que 8 días de retraso con la visita de mi prima soviética.

Diría que este es el primer retraso en veinticuatro años pero mentiría porque ya ha habido dos anteriores y ninguno con resultado de una cosita de dos bracitos y dos patitas. Uno fue por un tumor en un ovario y el otro y más reciente por un microaborto o huevo anembrionado, que me supuso unos dolores de muerte y una hemorragia de antología.

Me temía ya lo segundo, vista la mala suerte que tengo últimamente y teniendo en cuenta que la tregua con Z ha propiciado este último mes algún que otro lance, y alguno quizá…

Mi vida en el Infierno

Yo, como buena agnóstica, nunca creí que existiera el infierno. Ahora creo que existe, que estoy muerta y condenada en él desde que supuestamente nací. Lo veo todo claro, el infierno existe y se llama mi vida. ¿Qué es si no dormir dos horas al día, trabajar en Consultoría, llevar proyectos sin recursos, gestionar mil cosas, comer cualquier cosa, no parar ni para ir al baño, correr todo el día con maletín, mochila, y el pasaporte en los dientes y estar rodeada de gente que te complica la existencia?

Una vez me contaron un chiste relativo al infierno. Lo voy a contar como introducción a este post, para que entendáis mejor mi calvario de estas últimas dos semanas.

Un fulano (es que ya no me quedan letras del abecedario) llega al infierno, y le dicen que puede elegir entre el infierno español, el alemán y el inglés. Entonces el condenado pregunta. ¿Y qué diferencia hay?

En el infierno alemán te asan en una parrilla eléctrica durante dos horas, te acuestan en una cama de clavos durante cuatro…