Entradas

Mostrando entradas de 2017

Malamadrear

He topado hace poco con un sitio web dedicado a las madres que, como yo, hacen mil y una virguerías para criar a sus hijos y seguir llevando una vida normal, no sólo en el tema profesional sino incluso, aunque sea de cuando en cuandro, malamadreando por ahí con las amigas o cualesquiera que sea el momento de desconexión de la vida rutinaria que podamos permitirnos.

Hace también poco perdí (espero que no definitivamente) a una amiga del cole en el sentido de que discutimos por una diferente visión de lo que es conciliar la vida laboral y la familiar.

Esta chica creo que tiene problemas serios de los nervios porque últimamente discutía por cosas que creo que son chorradas como el número normal de cacas de un bebé, teniendo en cuenta que la mía no toma pecho y sí leche de fórmula por lo que ha sido muy estreñida hasta que empezó la alimentación complementaria. Ahora sin problemas.

El caso es que esta compañera de la infancia va en sentido contrario a todo el mundo pero se queja de ser i…

Chantaje machista a las madres

Pongamos que una mujer acompaña a su marido al médico y éste le dice que tiene el colesterol muy alto y que tiene que hacer dieta sin grasas. Hasta ahí todo bien. Supongamos por un momento que ese mismo médico se dirige a la mujer y le dice: "Ya sabes, a partir de ahora, deja tu trabajo y ponte a cocinarle comida sana a tu marido si no quieres quedarte viuda joven".

¿A que todas las que me estáis leyendo os sentirías indignadas y pondríais de vuelta y media a tal médico machista?

Lo normal es que la mayoría de las mujeres detectemos ataques machistas en el trabajo (que es terreno abonado y más en las profesiones en las que estamos en minoría) y en ambientes muy tradicionales como pueden ser las iglesias, el ejército, los viajes a países tercermundistas o musulmanes, etc.

Pero lo que no solemos estar preparadas es para detectar y contraatacar cuando los ataques machistas se disfrazan de consejos para proteger a nuestros hijos.

Ejemplos:

- Lactancia materna.
Continuamente se …

Last Christmas

Acabaron las Navidades. E iba a decir que por fin. Creo que esas fiestas son para niños, ancianos o jóvenes pero no para adultos y menos aún para madres de familia. Porque son pocos días festivos realmente que no haya que ir al trabajo y las tareas extra de cocinar, atender visitas, compras en supermercados abarrotados de gente, buscar regalos para los familiares y amigos, empaquetarlos, vestir a los niños para que vayan monos, arreglarse una después de salir de la cocina oliendo como una churrera y agotada con las lumbares destrozadas.

Aparte que teniendo niños que hay que gestionar el tema de los Reyes, que si quieren ir a ver la Cabalgata, entregar la carta, hay que buscar sus juguetes que están agotados... Vamos, un auténtico estrés.

Sin embargo, sólo por ver la cara de ilusión de los niños y los abuelos merece la pena.

En mi caso, estas Navidades han sido las primeras de Bridget Junior.y las primeras en muchos años que me hablo con mi padre, que ahora está en una residencia y lo…