Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2011

Se acaba agosto y menos mal ...

Agosto se acaba, menos mal.
Como dije ya en el anterior post, este mes de agosto no ha sido propicio para disfrutar de una ciudad vacía por éxodo vacacional.
En primer lugar porque ya nadie se va de vacaciones, a pesar de que eso es lo que creen los políticos. Algunos privilegiados, como mucho, huyen unos días a gorronear a familiares y amigos con casa en la Costa, Sierra o sitio más amigable que una ciudad que retrató tan maravillosamente Sabina en “Pongamos que hablo de Madrid”.
Como consecuencia directa, nos encontramos los pobres curritos con que el transporte público es un asco en verano, con una frecuencia de autobuses propia de Somalia y un metro algo mejor, pero tan masificado como en enero porque hay algo menos de gente pero menos frecuencia.
Si coges el coche animado porque no hay control de parquímetros por la tarde (porque supuestamente no hay problemas para aparcar porque “todo el mundo es rico y se va de vacaciones al Caribe en verano”), te encuentras con que tampoco hay…

Efemérides de agosto

Estoy aquí tomándome un pequeño descanso en el estudio, ya que entre semana ya he comprobado que no tengo ni tiempo ni cuerpo jota para meterme entre pecho y espalda tanta materia.
No sé si será muy sano pegarme estos madrugones los sábados para estudiar tanto, en fin, os lo diré cuando pase septiembre si ha valido la pena o no.
Estaba viendo las noticias, para que no digáis que vivo en mi mundo de la ideas como el fray Guillermo del “Nombre de la Rosa”.
Para ser un mes de agosto hay demasiadas noticias, tumultuosas. Rebeliones civiles en Londres, en Chile, en Oriente medio, ah y los “indignados” en España.
Entre medias, decide visitarnos el Papa. ¿Es que nadie le ha avisado del torrao que va a sufrir en Cuatro Vientos a las 4 de la tarde? ¿Es que este hombre no pasa el verano en Capri o en Cerdeña? Total, si el mundo está echado ya a perder y para lo que le queda, mejor poner su cuerpo al remojo en la playa que pasar los rigores del infierno en España…
Ah, vale, imagino que él no l…

Living la vida loca

Se me ha hecho hoy muy difícil volver al curro otra vez. No es por lo de tener que madrugar, porque llevo madrugando prácticamente todos los días de las últimas dos semanas. Tampoco es por lo de tener que resolver otra vez problemas extraños, que me deprima el sitio de trabajo o los compañeros. No.
Es más que nada porque me siento de nuevo como un pájaro cautivo sin que me dé la luz del sol. De hecho, hoy se ha nublado, como si el tiempo me acompañara y no tuviera así la envidia de los días de playa y piscina…
Luego también ocurre que, con la vuelta al trabajo, se nota más el cambio de hábitos sobrevenido porque S y yo ya no convivimos juntos.
Bueno, he de decir que nos seguimos viendo al menos una vez por semana pero no tenemos ya un compromiso como tal. Puntualizo esto, porque S me llamó ayer al leer el anterior post y me dijo que iba a intentar reconquistarme y que si estaba tan enfada y tal y como pintaba ese post pasado, que daba la impresión de que habíamos roto sin remedio y qu…