¿Es mejor lo malo conocido o lo buenor por conocer?

Hola de nuevo, tras unos meses un tanto azarosos, he decidido reabrir mi blog. No voy a detallar por qué lo cerré ni por qué lo reabro ahora.

Veréis que trato temas de un modo menos directo, espero con ello no molestar a nadie. Si es así, pido disculpas por adelantado.

Dicho esto, comienzo mi nuevo post con una reflexión que refleja mi estado emocional actual:

El refranero dice que es mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer. Pero, ¿en qué se basa el refranero? Igual en la trama de la serie "Sin identidad", porque se lía gorda cuando la chica empieza a tirar del ovillo, al decirle la doctora que a ver si va a tener cáncer de útero como su madre que le extirparon todo a los 25 años. Claro, ella que va a cumplir 27 ya cae en la cuenta de que algo no cuadra... Y bueno, el tema es que si se hubiera quedado calladita y haber pensado que la doctora estaba un poco despistado, su vida hubiera seguido siendo cómoda. Pero no tendríamos serie claro.

Volviendo a lo dicho. ¿Es mejor siempre lo malo conocido? Este argumento nos lo inculcan los partidos políticos mayoritarios, no vaya a ser que a todos nos dé por votar al coletas y acabe esto en una república bolchevique  y la Merckel nos tenga que invadir. Visto desde este prisma pues sí, claro, es mejor lo malo conocido para los acomodados. Pero para el que no tiene ya nada que perder, ¿qué peor aún puede encontrarse en lo desconocido?

Ahora mismo me enfrento a un cambio profundo. Me he tirado mi tiempo meditando si iba a por mis sueños o no, y al final me puse y estoy a tanto así (centímetros) de tenerlo en mi mano. No, no me refiero a tener un hijo, eso está difícil, y después del aborto que sufrí en mayo, tengo que tomarme mi tiempo para revisiones y para volver a la carga, más si cabe con el zafarrancho que será mi vida en breve.

No voy a explicaros el cambio, a su debido tiempo. Algunos lo saben, otros no, qué más da. No estamos hablando de mi persona en este momento sino en los motivos por los que la gente rompe este refranero tan popular.

¿Estaba tan mal con mi vida que no podría ser peor?No, no es eso. Tengo un contrato fijo(que con los tiempos que corren es un tesoro) y un sueldo decente. Pero me faltaba algo y me sobraba otro poco. Me faltaba reconocimiento, proyección y me sobraban horas dedicadas a tareas rutinarias, de backoffice. Y mientras tanto, a mi alrededor, la gente fluyendo. He visto cambios de puesto, de empresa, de ciudad, de país, gente allegada yendo a luchar por lo que creían que era su sueño. Y yo cobarde en mi día a día, quejándome de algunas cosas que no me gustaban pero sin valor de ir a por lo que yo creía que era mi destino.

Pero no ha sido inmediato el cambio, no. Soy una chica reflexiva y, ante todo, me gusta pensar y pensar si lo que busco no es un sueño o si es mero cansancio y realmente lo que tenía delante no era más que un espejismo. Una vez que vi que no, me lancé, sin prisa pero sin pausa. Ahora tengo ante mí el vacío, como la chica de la película "Divergente" cuando, ante todo pronóstico, decide dar el salto al vacío sin saber si habrá red debajo. Algo así me pasa a mí. Estoy cansada de ser cobarde y prudente, de observar y analizar, y ha llegado el momento de que cambie, aunque sea para estamparme contra el suelo.

Como digo, os explicaré más adelante todo, no es inmediato, tranquilos, no me voy a fugar a Laponia mañana o hacerme profesora de zumba en septiembre. Todo con calma, pero hito por hito, esto se lo tengo que agradecer a mi querido PMP y las clases de ajedrez, y el dicho que me gusta mucho: "Vísteme despacio que tengo mucha prisa".

Comentarios

Entradas populares de este blog

BETAESPERA

TRAQUEITIS AGUDA

Un añito tiene mi niña ya !!!