Luna lunera


Ayer leí en no sé qué blog sobre la fertilidad que aparte de las hormonas normales, la LH, la FSH, los estrógenos y todas esas cosas normales que se interrelacionan para producir un óvulo al mes, habría también otra oportunidad de ovular cuando la luna se sitúa en la misma fase que cuando la mujer nació. Por curiosidad calculé que en mi caso esta circunstancia se daría el tercer día en luna nueva. Miré las gráficas de temperaturas y todas esas lindeces que estoy empezando a registrar para ordenar el caos que supone acertar a un evento que no sucede todos los meses el mismo día – como mucha gente cree – y empecé a meditar sobre un hecho que me ocurre de vez en cuando y sin más vaga explicación que, según lo denominan los médicos , un “segundo pico estrogénico días después de haber ovulado” y que se daría por un extraño comportamiento del famoso “cuerpo lúteo” que es el resto del folículo que ha ovulado y que debería producir sobre todo progesterona y no tanto así estrógenos.
Miré, como digo, las anotaciones de mis gráficas de meses anteriores ,y comprendí que tal pico estrogénico y cuasi nueva ovulación con dolores similares y toda la parafernalia se estaba dando según esa caprichosa posición de la luna.
Sin darle más importancia que la anécdota, esta noche – la madrugada de mi “día lunar favorable para la concepción” – el troglodita de S se despertó a las 3 de la mañana con ganas de “mambo” algo que no le suele ocurrir muy a menudo. Normalmente S prefiere por la tarde cuando ambos llegamos del trabajo para estar luego relajados y duchaditos para la cena. Pero esta vez, como digo, sin estar al tanto de los caprichos de la Luna, se despertó a medianoche con hambre.
Yo, a veces me pregunto si es que existe un día para todo y ese día está escrito en algún sitio, por lo que sólo basta esperar a que ese día ocurra para que todo el engranaje funcione.
De momento, como ya dije en el anterior post, me estoy haciendo experta en interpretar signos de fluctuaciones hormonales, este mes apoyada por el seguimiento analítico y preciso que me está haciendo mi ginecólogo, lo que me sirve de mucha ayuda para correlacionar toda la información presente y pasada y encontrar orden en el caos de mi ritmo hormonal.
Espero que todo esto me ayude a conseguir mi objetivo. De momento este mes estoy contenta porque tanto S como yo, como mi médico, hemos hecho todo lo que estaba en nuestras manos sin llegar a los métodos artificiales y terrenos tortuosos y asépticos de la fecundación invitro, que me temo que me tocará dentro de un año. De momento, ando despacio pero intentando encontrar cómo funciono realmente y qué ventaja puedo sacar de todo ello.
Postdata: S lleva unos días un tanto agitado. ¿Será que ellos también “ovulan” o que está detectando mis hormonas más primitivas y reptilianas?
Según mi amiga D, soy muy afortuna por tener “Sexo por obligación reproductiva”, además del lúdico fuera de temporada fértil. Me preguntó si no estaba irritada de tanta actividad pero la verdad es que no. El cachondeo entre los amigos derivó en una serie de bromas relativas a nabos y onanismo que tiene por ahí grabado mi chico en un vídeo muy simpático que me ahorro de publicar. Tengo que admitir que ayer me encontraba muy animosa y me lo pasé muy bien y eso que sólo bebí cerveza light por si acaso ya está el ovuloide fertilizado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

BETAESPERA

Un añito tiene mi niña ya !!!

TRAQUEITIS AGUDA