El Regreso


Casi un mes sin escribir ya era tiempo.

Pensaréis que era porque me había ligado a un príncipe soltero de esos europeos tan propensos a mezclarse con la plebe de alto standing. Pero no, la verdad es que el problema era tan prosaico como que se me rompió el portátil. Para ser más exactos, se me averió una pieza de la pantalla y lo he tenido que llevar a arreglar, cosa que no me ha sido fácil. Algunos pensaréis que siendo informática lo de hacer de MacGyver del PC se me tendría que dar de miedo, pero he de deciros que lo de tocar una pantalla LCD es de lo más delicado del mundo y que, además, hay que tener piezas y herramientas adecuadas.

En fin, espero que después de subir este post no me vuelva a dar más fallos – finger crossed – porque tenía muchas cosas que contaros.

En primer lugar, que ya he vuelto de vacaciones. He estado unos días en Valencia como prometí pero luego, en vez de irme al campamento de Cádiz que os comenté he pillado una oferta a Tenerife y, casi sin pensármelo me he tirado unos días remojándome en la playa de las Américas, entre “alemanes y plátanos de más de cuarenta años” como dijo una vez mi amiga R de Torrejón.

Se me han quedado cosas en el tintero, y lo siento de verdad porque es difícil exprimir más quince días. Me ha quedado pendiente una visita a mi amiga de León y otra a mi amiga Puk que se ha mudado a un pueblo de Galicia. Estoy viendo cómo me apaño la agenda pero no es fácil el tema porque me quedan mil temas pendientes.

De los planes iniciales he conseguido:

- Ir a Valencia, llevar a mi hermana a ver los delfines del Oceanografic, remojarnos en la playa y ver a mi amigo J.

- Cansarme unos días en la playa en buena compañía, broncearme, conocer un sitio nuevo, desconectar, liberarme del estrés y poder coger aviones sin ir a la carrera.

- Monitorizar debidamente mi ciclo ovulatorio, comprobar que estoy presuntamente sana y mis hormonas están correctas.

- Limpiar la casa y ordenar un poco los cachivaches.

- Leer algunos libros que estaban esperando aburridos su turno.

- Organizar mis asuntos de bancos y de dinero

- Llevar a arreglar el portátil.

- Comprar en las rebajas a buen precio.

- Descongelar la nevera y luego a la vuelta hacer la compra y llenarla.



Sin embargo, hay otros planes que no he podido abarcar:

- Ver a mis amigas del Norte de España.

- Conseguir contentar a mi hermana pequeña en Valencia (si íbamos a la playa pronto no podíamos ver los Delfines, si íbamos tarde, protestaba ella porque no había sol, si íbamos a un sitio recomendado por mi amigo ella no comía porque prefiere los sándwiches y la comida rápida...)

Esto me indica que dos son compañía, tres son multitud y cuatro una manifestación...

- Tampoco he conseguido estudiar todo lo que debiera. Y no he comprado los muebles que necesitaba para la casa, aunque he hecho ya un casting y he comprado algunas cosas para salir del paso...

- No he conseguido encontrar hueco para ir a la revisión anual del dentista. Y no me refiero a la de la ortodoncia, ni a la limpieza anual, que esa ya la pasé en Navidades, sino a la de búsqueda de caries y empastes desgastados y ay, creo que tengo alguno que necesita una obra de albañilería inminente...

En fin, que las vacaciones son cortas y el verano se va en un plis. En cualquier caso, estoy bastante contenta con la gestión de las cosas.

En Tenerife he tenido bastante suerte, el tiempo ha sido bueno, en el hotel nos han regalado una botella de champán y una cesta de frutas porque nos dieron la habitación de unos novios en viaje de bodas que habían cancelado la reserva – Imagináos la sorpresa al subir a la habitación y encontrarnos con toda la parafernalia pastelera incluído el sobrecito a nombre de unos tales señores Marín que obviamente no éramos, claro... Tras de comprobar con choteo la confusión, nos dijeron que nos podíamos quedar con la botella y con las frutas. Imagino que con el regalito, que serían unos condones de sabores o vete tú a saber porque no lo abrimos, pero por la pinta diría yo que sí, pues obviamente no procedía el tema...Grrrr

Luego también me lo he pasado muy bien en las excursiones organizadas. La primera fue nada más llegar la del Teide, visita a un túbulo volcánico, al parque natural de las Cañadas, con cenita a la puesta de sol y con lección de astronomía incluída (vi un par de estrellas fugaces como anécdota y aproveché para pedir unos cuantos deseos...)

Luego al día siguiente fui a la de la vuelta a la isla con paseo en camello y visita a los pueblos más emblemáticos. Icod de los Vinos, Candelaria, Garachico, el Tanque...

La visita a la Gomera fue expléndida, incluido el viaje en un barco que se parecía al del Titanic con su balaustrada de madera toda lujosa....

La única pega de todo fue que el mismo día de la excursión de la Gomera pillé un resfriado con cistitis hemorrágica incluída y no veáis que suplicio de horas pasé hasta la vuelta al hotel por la noche. Durante varias horas el único sitio donde se podía parar a hacer pipí eran los baños hipermasificados de un área de descanso de Garajonai (parque natural de la Gomera precioso y muy romántico). Os podéis imaginar mi desesperación haciendo cola con la vejiga dolorida a más no poder. Ah, y si haces aguas menores detrás de un arbusto la multa es de 300 euros por ensuciar un parque natural. Mejor ni intentarlo. Claro que en algunos momentos pensé que me daba ya igual, lo primero mi vejiga. Pero luego estaba el tema de seguir con la excursión, ya que si te quedas por ahí ya puedes ir teniendo a mano una tienda de campaña y conocer el silbo gomero o acabas más perdido que la madre de Marco .

Y tampoco iba a suplicar al guía que regresáramos antes de tiempo. Tampoco había más ferries antes de las cinco de la tarde, hora programada para el regreso. Así que ajo y agua todo el día. Intenté disfrutar de la excursión poniendo buena cara al mal tiempo y usando mis técnicas de meditación para aislar mi mente del dolor pero cuando llegué a la habitación del hotel ahí que me despanzurré en la cama con un botellón de agua e intenté limpiar mi vejiga metiéndome todo el líquido elemento del mundo en menos de dos horas...

Aún así al día siguiente, habiendo tenido fiebre, sudores y escalofríos toda la noche, y sangrando todavía al orinar, tuve que hacer una peregrinación a una clínica cercana al hotel. Menos mal que me pagan en el curro un seguro privado, si no tendría que haber ido a hacer cola al hospital de la inseguridad social que estaba a diez kilómetros y esperar en la sala de espera de pie junto con todos los cayuqueros africanos que por poco grave que estuvieran seguro que estaban mucho peor que yo después de cruzar el mar en patera, así que seguro que antes me llegaba la hora de volar de regreso que de que me viera un médico allí...

No me toméis por racista ni por elitista pero teniendo en cuenta que para que me receten unas pastillas que no puedo comprar libremente sin receta y para que me hagan un análisis de orina que se tarda media hora como mucho, prefería una clínica cercana y con poca gente a un hospital atestado. Otro caso sería si me da un infarto o me atropella un coche en aquellos parajes, que afortunadamente no era el caso...

Al final me diagnosticaron una cistitis aguda – como ya sabía - y por añadidura una bronquitis de campeonato – que no me sorprendía - y me dieron las recetas que esperaba. También me aconsejaron que me bañase con mucha prudencia y lo mismo con el sol. Vamos, nada que no me imaginase ya. Y es que las Canarias tienen un clima muy bueno, pero el agua de bañarse no es la de Benidorm en cuanto a temperatura se refiere y aquí una servidora desde que era tan chiquita que no levantaba dos palmos del suelo ya me recuerdo haciendo pipí con dolor en el orinalito del pato Donald, razón por la cual mis padres dejaron de llevarme al río y de ponerme vestidos cortitos...

Buenos, ya os he dado la brasa demasiado por hoy. Otro día más. Ah, por cierto, si algún valenciano ha encontrado una chaqueta de tela simulando la vaquera, en color azul oscuro grisáceo, de manga corta y con trabillas en las mangas, botones plateados que ponen JEANS y fruncido en la cintura, please que me la devuelva que se me perdió el finde de Santiago en Valencia.... Gratificaré a quién la encuentre, palabra...

Comentarios

Alvaro ha dicho que…
Bienvenida Maite! Algunos ya te echábamos de menos, no se te ocurra dejar este blog sin despedirte eh? ;)

En mi caso, cuento los días para empezar mis vacaciones... durante las cuales buscaré algún huequito para conectarme y ver que novedades te cuentas :)

Y de amores de verano que? Esperaba alguna historieta jeje

Un bso

W.

Entradas populares de este blog

BETAESPERA

Un añito tiene mi niña ya !!!

TRAQUEITIS AGUDA