EL GENIO MALIGNO


PUENTE DE MAYO GUERRERO Y ACCIDENTADO.


Estaba leyendo las noticias y me he quedado muda. Una explosión de gas que se ha llevado por delante a un edificio entero en Palencia y varias personas muertas y heridos por doquier. En Madrid, la policía ha cargado con contundencia contra los botelloneros de Malasaña. Y, a nivel doméstico, he sufrido varios percances y batallas.


Comencemos por hacer repaso desde el fin de semana pues. El sábado se puede decir que fue un día tranquilo, al menos no recuerdo nada malo. Por la mañana tuve clase y por la tarde estuve haciendo las faenas domésticas. Vino mi chico por la noche, con natural retraso, que le dije a las 9 para cenar, me dijo que intentaría llegar antes, a las 8 y media para comprar el pan, y al final llegó a las diez menos veinte, eso sí con una milhoja de merengue para aplacar mi malhumor. El problema es que cuando estaba ya hecha la cena a eso de las once menos cuarto y mis tripas se daban de palos una con otra se le ocurre ponerse a hablar por teléfono con una amiga que me perdone pero a veces es un pelín pesada con los detalles. Al final me mosquée y le eché la charla. Cuando doy el toque a cenar, se cena. Si quiere hablar con los amigos, se habla después del postre. Además, el problema a mi juicio es que mi chico no sabe parar a los pesados y cortarlos con algo del tipo: “Disculpa pero he dejado la sartén al fuego y acabo de ver unas llamas sospechosas, así que continuamos otro día”. Yo creo que la retórica no es su fuerte igual que el mío no lo es la diplomacia, porque la que le armé a continuación fue fina…

Luego para guinda el tema de las llamaditas con número oculto que le vienen friendo a mi chico desde el jueves pasado. Le han llamado más de treinta veces, de día y de noche, y la verdad, esto no contribuye a que estemos el fin de semana en paz y armonía…

El lunes vinieron los carpinteros de aluminio a ponerme las ventanas. Fueron muy rápidos y dado que no se me han caído a la calle ni se me han rajado todavía puedo suponer que son también buenos en su trabajo…La segunda bronca con mi chico vino porque me prometió venir a ayudarme y llegar antes que los cristaleros – Necesitaba su ayuda para mover muebles, la lavadora que pesa bastante, etc. Pues al final llegó cuando los cristaleros ya estaban subiendo el material y yo ya había movido todos los muebles y estaba medio desriñonada. Por la tarde, cuando acabaron los cristaleros, le pedí que me acompañara al centro comercial a hacer la compra mensual. Como tenía que comprar un tendedero nuevo plegable y patatas, verdura, fruta, latas de refresco, decidí coger el coche, pero con la idea de llegar antes de las seis de la tarde y pillar sitio en el barrio, después no hay quien aparque, y con toda la compra que había que transportar, mejor darse prisita....Al final me lo tuve que llevar a regañadientes en plan sargento porque después de comer la había entrado modorra…Total, otra bronca más. Al final conseguí en tiempo record, hacer la compra, ir a la gasolinera y volver y aparcar en buena zona, recoger la compra y arreglarme. Por la noche, mi chico sugirió ir de tiendas de ropita al Parquesur y tomarnos una copa por allí. Al menos el ambiente con una buena pinta fue distendido y aproveché para comprarle una camisa a mi hermano para su cumpleaños, que es dentro de unos días…Ahí la cosa bien. Además, descubrí que a mi chico le quedan bien las camisas tipo chilaba, aunque mejor cuando adelgace un poquito de barriguita o las hagan algo más abiertas, porque la caída de las que venden en el C&A no me acaba de convencer…

Parecía que las nubes de tormenta se habían alejado ya cuando a la noche, que debíamos acostarnos pronto, le volvieron a llamar los de la “identidad oculta” y él se puso a investigar el tema por Internet, llamar a la compañía telefónica…Total, que eran las tantas y estaba desvelado. Así que ya tomé cartas en el asunto, máxime porque no sé qué hizo el pobre si es que hizo algo pero a mi pobre portátil le dio un pantallaza azul de los de época y estuve un buen rato recomponiéndolo. Entré en cólera y decidí enviar un sms para cancelar unilateralmente la salida a Cuenca que teníamos planeado. El, tras razonar que se sentía mal por el tema de las llamadas y que le habían aconsejado ir a denunciarlo a la Policía, pues también envió otro sms de aclaración diciendo el motivo por el que no íbamos de excursión. Me pasé un poco con él y “su natural carácter lento de reacción” y así estuvimos de morros hasta las seis o siete de la mañana. Después ya hicimos las paces y nos dormimos…Hasta que el llamador enmascarado nos volvió a despertar a las 8 y ya juramos ir a la comisaría más cercana en cuanto nos levantáramos…

Al mediodía decidí mirar unas cosas por internet y…Se me cayó la conexión a Internet. Mi router decía que no encontraba el DNS y ya entré en cólera y llamé a la compañía de mi ADSL. Después de un poco de choteo, un técnico me explicó que tenían problemas con mi barrio porque se les había caído un enlace y que lo subsanarían antes de dos horas. Tiré la toalla, decidí no estudiar y me fui con mi chico al cine, a cenar y a tomar el aire. Decir que antes de esto, mi chico hizo la comida, y lavó los platos como un bendito porque el día anterior le había acusado de parado y nene de mamá …En fin, un poco bastante mala con él si que fui, si el pobre es más inocente que Heidi…El problema es que yo soy muy rápida, muy sargento y muy exigente, conmigo la primera y con él el segundo, y claro, discutir con uno mismo es muy fácil, pero con los demás, trae malas consecuencias…

En fin, denunciar el acoso telefónico parece que ha sido mano de santo, que seguro que el acosador tiene un agujerito para vernos, porque de momento han pasado más de 24h y no le han vuelto a llamar. En cuanto a mi portátil, cuando ya tenía conexión a internet y sanée los ficheros decapitados que me había dejado el pantallaza azul del lunes por la noche, esta mañana ha empezado a fallar la pantalla, mostrando rayas y más rayas. Al final después de ignorarlo un rato y justo cuando llorando le iba a enseñar el desastre de PC a mi chico, parece que el muy cabrón se ha puesto bien. Cruzo los dedos porque esta avería ya me ocurrió hace dos años y me lo arreglaron en la distribuidora porque estaba en garantía, pero ahora el arreglo lo tendría que pagar yo porque ya han pasado casi dos años de entonces….

Me pregunto yo: ¿No habrá por ahí un genio maligno, como el que decía Descartes en su Discurso del Método, que se dedica a hacerme pequeñas putaditas y hacer que me encabrone con el que tengo más cerca? El caso es que cuando estoy relajada y a gusto con mi chico no le llama el misterioso “ID no disponible”. ¿Tendremos que ir a reportar esto al Iker Jiménez? Se admiten comentarios y sugerencias. Yo creo que los hay idus muy raros por ahí fuera…

Por cierto: Os recomiendo que veáis Premonition, la nueva peli de la Sandra Bullock, es buenísima.

Comentarios

Entradas populares de este blog

BETAESPERA

TRAQUEITIS AGUDA

Un añito tiene mi niña ya !!!