Salvese el que pueda

Hojeo las noticias y me llama la atención la muerte de una mujer a manos de su pareja, esta vez debido a una nueva negligencia judicial... Y diréis, ¿qué hay de novedoso en el tema que de tan gastado ya se ha vuelto “lo habitual” en los periódicos? Sí, hay noticias que son terribles pero recurrentes, como los niños que mueren en África, los terremotos en lugares indefinidos del mundo en vías de desarrollo, los tifones, los accidentes de tráfico, la pornografía infantil, etc.

Pero esta vez me llama la atención un comentario de uno de los lectores. Viene a decir que los papeles no protegen a nadie. Si acaso un policía 24 horas conviviendo y siguiendo a cada instante a la mujer para evitar el fatídico cumplimiento de la amenaza...

Y pienso yo además....Ni con un policía. ¿Por qué? Imagináos si os toca ser vigilados por el lobo feroz...Ja. Cierto es que el 99’9% de los policías son íntegros y fieles cumplidores de sus obligaciones. Pero, ¿y si damos con el 0’1% de corruptos, machistas o pasotas?

Realmente la mal llamada violencia de género debería extenderse y llamarse “Violencia doméstica”. ¿Qué pasa con el anciano a quien su hijo/a golpea porque no es capaz de aguantar la doble o triple jornada de trabajador explotado, padre e hijo/a cuidador de ancianos? ¿Y del pobre niño a quienes sus padres golpean o abusan sexualmente o permiten que otros lo hagan? ¿Y de la nieta a quien su abuela obliga a comerse veinte croquetas de cocido aunque la chavalilla pesa ya más de tres arrobas pero no se atreve a chistarle a la superabuela? ¿Y del pobre marido que trabaja de sol a sol para que su mujer dilapide su jornal en tratamientos estéticos absurdos? ¿Y la del hermano pequeño que le rompe el cuaderno de clase al mayor por envidia y la madre no castiga nunca por ser el pequeño? ¿Y la del mayor abusón que golpea al hermano pequeño para ver la película que le gusta?

Obviamente vemos la punta del iceberg, lo más sangrante, la violencia pura y descarnada, el asesinato, la paliza, el drama que salta a las páginas de un diario y la televisión. Pero no advertimos las violencia soterrada que mina y mina las vidas de muchas familias...

Hay hombres a los que el divorcio deja literalmente en bragas. Hay mujeres a las que el marido deja a los cuarenta años con tres niños por irse en pos de una mulata dominicana en un nuevo brote de adolescencia lujuriosa tardía e irresponsable. Hay niños a los que sus padres obligan a hacer judo, inglés, natación, informática y baile funky por quitárselos de en medio cuando llegan cansados de trabajar. Hay adolescentes tiranos y maltratadores que insultan y golpean a la madre cuando no les da los doscientos euros para las deportivas de marca que ha visto a sus amigos más pudientes...En fin, un sinfín de ejemplos de lo que es la violencia vulgar y corriente en las familias.

¿Y todo por qué? ¿No existía ya de antes estos casos? ¿Es que ahora la gente se ha vuelto violenta y antes era santa?

Pues cierto es que desde que Caín mató a Abel con una quijada de burro y desde que Lot cometió incesto con sus hijas, ni la violencia ni el abuso sexual en las familias son temas nuevos en el mundo. Lo que los hace novedosos es que ocurran en un supuesto “Mundo Feliz”. Me explico:

En tiempo de la Biblia, el impío rey Antíoco torturó hasta la saciedad a los siete hermanos Macabeo. De hecho, al pequeño de ocho años le cortó la lengua y lo frió en aceite. Vamos, si eso no es ejemplo de violencia...

Pero claro, parece que la violencia sólo es entendible en submundos dictatoriales, antiguos y regidos for el fanatismo religisoso, pero jamás en perfectas democracias con talante y leyes constitucionales....Ja.

La violencia nace de las injusticias y la presión y no siempre del que la causa al que la recibe sino que a menudo el que no puede con su jefe, su vecino o el dirigente político de turno, la paga con su madre, su esposa, su hermano, su abuelo o su hijo pequeño....Cobardía, impotencia, rabia contenida....

Al final en vez de recibir el que oprime, recibe el más débil, y el que ejecuta no tiene la inteligencia emocional suficiente para dirigir su rabia de un modo más creativo, como organizando manifestaciones, recogiendo firmas y dando sermones, como el admirable padre de Mari Luz.

Lo que diferencia a este hombre de un linchador de cuatreros es la comprensión de que matar al malo no da ejemplo ni hace nada por salvar su malograda pequeña, sino el evitar que nuevas injusticias vuelvan a cometerse.

Educar, dar valores a las nuevas generaciones, enseñar el bien del mal, a canalizar sanamente la furia y la sed de venganza, a luchar contra los que nos oprimen y no ser un eslabón más en la cadena opresora.

Ahí es donde tienen que empezar a trabajar los gobiernos contra la mal llamada Violencia de Género. Claro que el primer eslabón de la violencia es el estado, que, aunque democrático, sigue siendo tan opresor como en tiempos de Paquito Chocolatero, porque...¿acaso no tenemos que pagar el pato de la manipulación para enmascarar hábilmente una crisis con fines electoralistas? ¿Un parado democrático recibe más subsidio que uno no democrático? ¿Los hijos de los demócratas comen menos que los de los fachas? Pues ahora resulta que las casas de tiempos de las democracias cuestan veinte veces lo que las casas en tiempos de la dictadura franquista. ¿No es tan buena y tan mágica la democracia que con su varita mágica arregla todos los problemas del mundo? Va a ser que no. Es más, yo no hablaría de democracia real sino de “hipocresía orwelliana”. Leeros 1984 y luego me diréis si esta vida actual no es fiel reflejo del libro...Ejemplo actual de las verdades falseadas:

¿Acaso los gobiernos democráticos europeos no se están juntando para aumentar la jornada laboral a pesar de haber hablado de la Conciliación Familiar hace pocos meses?

Las putocracias orwelianas que nos han tocado en suerte son las primeras generadoras de violencia. ¿Acaso no han reprimido con contundencia la huelga de transportistas? Cuando Manolo el camionero le pegue a su mujer Francisca, ¿no tendrían que llevarse a la cárcel además de a Manolo al que le engañó y firmó un mal acuerdo para él que ahora tiene que trabajar cuatro horas más al día y su mujer le grita por no haber bañado a los niños? Obviamente Manolo es el primer responsable de la violencia que ejerce en su familia, pero no olvidemos, el estado, es el segundo. ¿Y los que miramos y callamos? Porque, y digo yo, la chica asesinada no vivía en el islote Perejil sino en Las Rozas. Ah, se me había olvidado que el Estado no admite ciudadanos entrometidos. ¿No os acordáis de cuando detuvieron a Hugo y cuando tuve que ir a declarar por ser una ciudadana concienciada por la seguridad del transporte público? Seguro que los vecinos de la malograda Gabriela pensaron que mejor no meterse, que luego te denuncian y pierdes quince días de trabajo y veinte mil euros de multa por ser buen ciudadano... ¿Así es como el Estado pretende acabar con la violencia de género? Sobran las palabras... Sálvese el que pueda, la que pueda. ¿Qué por qué quiero traer un hijo al mundo? Para enseñarle a no ser violento y contribuir a que el mundo no se convierta en la película Mad Max o Terminator II

Comentarios

Entradas populares de este blog

BETAESPERA

TRAQUEITIS AGUDA

Un añito tiene mi niña ya !!!