REBELION EN LA CLASE DE FITNESS


Se montó la gorda en la clase de fitness. La profa con un disgusto horroroso la pobre, aunque tengo que decir que esta mujer es desconcertante porque a la mínima que se le expone cualquier problema, sugerencia o crítica se pone disgustadísima y con el moco suelto, jolín, que hasta a mí que soy una roca ígnea hasta ayer me sentí fatal por haber defendido la postura de mis compañeras de clase...

Bueno, empecemos por el principio para esclarecer un poco el tema.

Este nuevo curso, el gimnasio municipal al que voy ha aprovechado el cierre y traslado de la biblioteca que albergaba en el edificio para ampliar gimnasios. A su vez, otro centro cultural cercano que impartía actividades deportivas a la par que tenía biblioteca, ha cerrado y las clases se han mudado a nuestro edificio. Así en general, parecía una ventaja porque nos duplicaba la oferta de actividades (ya que antes ambos centros funcionaban por separado igual que las matrículas, etc).

Pero hete aquí que nos han cambiado de gimnasio al de la planta de arriba, nuevecito y amplio porque estamos usurpando la sala de lectura de la antigua biblioteca. Pero este gimnasio ha resultado una trampa para las chicas de fitness que ahora nos llaman Gimnasia5 creo.

Y digo ha resultado una trampa porque a la misma hora que nuestra clase nos han metido una clase de yoga y claro, estando arriba y sin insonorización, tosemos y retumba abajo. La profesora, que aunque diga que no, yo creo que anda acojonada por el hecho de que vayan a privatizar el ayuntamiento las actividades culturales, imagino que no quiere ni por asomo que nadie se queje de sus clases para así salvar bien su culo, y nos tiene en las clases como muertas, aunque ella se empeñe en que no.

Lo de menos es el tema de la música que el año pasado la poníamos a toda caña en el gimnasio de abajo porque molestábamos prácticamente nada, salvo cuando había algo en el salón de actos, que no era todos los días, afortunadamente.

Pero ahora ya no es sólo que no se pueda poner música o tan bajita que parece música ambient en vez de música para calentar con pasos de aeróbic, sino que para poner un poco más alta hay que cerrar las ventanas. Teniendo en cuenta que somos ciento y la madre en la clase, el otro día una chica se mareó y todo. También tengo que añadir que la chica es un poco cortita porque si se pone roja como los tomates – como yo – debería ponerse lo más cerquita del resquicio de la ventana, para pillar bocanadas cuando haga falta. Además, yo directamente, si alguna vez me he mareado, me he salido fuera a respirar un poco de aire fresco, no me voy a morir por una clase machacona...

El caso es que andaba yo cambiándome de calcetines para quedarme luego a Pilates y oí una pequeña algarabía fuera del vestuario. Estaba la profa con las chicas de la clase hablando-discutiendo. Como era mi clase me pegué a ver de que hablaban, y voilá, el tema insidioso.

Al final, no me quería meter, pero me tuve que meter porque la profa esta es majísima y muy buena profesora, pero a veces hace cosas y da argumentos que demuestran que lo suyo no es la filosofía ni la lógica formal, o bien que va para político, porque no entraba al tema en cuestión sino erre que erre, diciéndonos que como teníamos un gimnasio bonito teníamos que “pagarlo” – no empleó esta frase tal cual pero bien que lo dio a entender - no haciendo ruido en clase para no disgustar a los de abajo y que nos cambiasen.

Y el argumento de las chicas de la clase, y en parte el mío, era que de qué nos sirve un gimnasio de la hostia si no podemos hacer la clase a gusto como estábamos acostumbradas, que mejor nos volvíamos abajo y contentas.

Entonces la profa – quien había planificado este nuevo gimnasio durante todo el verano, que la verdad a mí me parece que se tomó demasiado tiempo con el tema del suelo y no cayó en lo elemental, tema ruido - contraatacó diciendo que la clase tal y como la habíamos entendido no era Fitness sino Gimnasia5 , y que ella estaba dando fitness porque quería pero que en teoría era una clase sin música ni nada, de mantenimiento suavecita...

Vamos, que resumiendo que si queríamos música y marcha nos fuéramos a aeróbic con la otra profesora.....

A mí la verdad me pareció más agresiva y borde la actitud de la profesora que la de las chicas por más que luego ella se hiciera la mártir llorando después porque la habíamos atacado...

Yo después de darle unas vueltas ahora ya en casa me di cuenta de algo que me había pasado por alto, y es que esta mujer no sé si es que era así de suspicaz y tenía la autoestima por los suelos o es que, ¿por qué no? Era su táctica probada y demostrada para llevarnos siempre por donde ella quería....

De hecho me vino a la cabeza cuando se rompió la pierna en junio y no dijimos nada a dirección para que no la diesen de baja sino que nos aguantamos unos días sin clase.

Se ve que esta chica debe andar trapicheando con los contratos que le hace la empresa suya e igual luego tenía problemas para cobrar esos días o el paro, o a saber qué. Pero lo que más me jorobó del tema fue que al cabo de mes y medio, cuando la llamo para ver cómo andaba de su pierna y si la tenían que operar o qué, me salió con que andaba preocupada porque la lesión le impedía irse de vacaciones como tenía previsto.

Yo le dije que si la operaban ahora, ya estaría recuperada para octubre y volver a trabajar. Esto para mí y para mucha gente entregada a su trabajo siempre suele ser lo primero. Pero para ella no, y así me lo dijo, que ella valoraba más su ocio y el no poder salir a brincar por ahí a la montaña le deprimía muchísimo. Yo me quedé de una pieza y empecé a sospechar que esta mujer no tenía el cerebro muy amueblado. No sé, para cualquier persona trabajadora su segunda prioridad después de la familia es el trabajo. Bueno, la salud por encima de todo, pero no el ocio.

A mí siempre me habían dicho eso: Primero la obligación y después la devoción, y desde luego cuando me rompí la rodilla el año pasado mi temor primero era no poder ir a trabajar y que se resintiese mi trabajo, no que me impidiese ir a hacer montañismo, por más que me guste ir de vez en cuando a trotar por ahí con mis amigos...

Lo dicho, que ayer después de llegar a casa, ducharme y pensar en qué había pasado me quedé un poco pensativa. ¿Y si esta chica treintañera ya – cumple años en breve - está intentando zafarse de las clases duras para ponerse a tener hijos? ¿Y si la lesión en la rodilla fue seria y se está resintiendo pero no dice nada para que no dejen fuera del bombo del año que viene de la nueva contrata?

No sé, a veces soy un poco retorcida, pero no sé, me dio por pensar que si cada vez tenía ella más clases de pilates y menos de las de caña, igual era porque lo que quería es que todas nos fuéramos con otros profesores y dedicarse ella solamente a algo que fuera compatible con su futuro status de mamá o su problema de lesiones tras lesiones. Porque una clase de pilates se puede conducir más o menos con un embarazo encima, o con un peroné medio así así , pero desde luego una de fitness cañera no...

A fin de cuentas, no sería nada de extrañar que hubiese algo de manipulación en eso.
hay mucha gente que conozco que podrían ganar un oscar de Hollywood ya que todo lo logra a fuerza de lagrimitas en la vida. No digo que este sea el caso, seguramente el berrinche que se llevó es genuino y la chica esta es así de flor de pitiminí, que le iba a dar yo a los militronchos que tenía yo por jefes hace un año y se iba a enterar, ya me la veía yo cortándose las venas al segundo día...

Y es que sigo pensando que a quien Dios le da un don, le da un defecto. A mí me ha dado un buen cerebro, un cuerpo regular y un carácter muy de bruja, poca paciencia con la gente ya que no tengo ninguna conmigo misma, quizás un poco de crueldad, o quizás exigencia, ya que yo misma me pido a mí cien, pido a los demás que den ciencuenta...

Pero me ha dado también el don de la resistencia, la autoafirmación personal, la tranquilidad de espíritu y el valor de enfrentarme a las cosas y es posible que mi profa tenga sólo un buen cuerpo y un espíritu sensible pero carezca de entereza para enfrentarse a las dificultades que no consistan en subirse con una mountain bike a un picacho abrupto de los Pirineos.

Desde luego, poniéndome yo en su lugar, hubiera sabido llevar infinitamente mejor la discusión.

En primer lugar hubiera pedido a las chicas que se reservasen los comentarios para debatirlos el próximo martes en clase, porque la clase de pilates iba a comenzar y no era plan de quitarles a ellas minutos de clase por temas de la clase anterior.

En segundo lugar, hubiera designado a un portavoz de esa clase y me la hubiera llevado al bar de enfrente para tratar del tema el siguiente martes sin que las de las otras clases tuvieran arte o parte.

Y en tercer lugar, hubiera escuchado, hubiera llamado la atención si noto falta de respeto, pero jamás me habría tomado una crítica a la dinámica de clase como una crítica personal . Es como si me ponen un dos en una redacción en francés y pienso que la profesora piensa que soy una vaga, idiota o una estúpida. Si ese dos contrasta con lo que yo creo que he hecho de esfuerzo, pediría explicaciones y analizaría qué está pasando, intentaría sacar lo positivo y lo que puede llegar a hacerse y lo que no, pero no se me ocurriría ponerme a enfrentarme abiertamente a los criterios de evaluación de un profesor.

Y si tuviese la certeza de que me tiene manía y no que yo no he estudiado, iría a dirección o me cambiaría de centro. Pero jamás, jamás, jamás me pondría a llorar en clase. Sólo lo hice de muy pequeña la primera vez que me castigaron y por algo que yo creía injusto. Pero de eso hace ya treinta y pico años....

En fin, si ella lee esto, espera que comprenda que la gente, aunque no llore, también tiene su corazoncito y a todos nos duelen las cosas, aunque no lagrimeemos a moco tendido. Espero que el martes que viene las cosas estén más calmadas y se logre un acuerdo, o me veo yéndome a un pijogim de esos que te ponen la música retumbándote hasta el tuétano pero por lo menos sudaré bien la camiseta sin pensar en si molesto o no a los de abajo...

Comentarios

Entradas populares de este blog

BETAESPERA

TRAQUEITIS AGUDA

Un añito tiene mi niña ya !!!