ME ESTOY CEBANDO


SEMANITA, SEMANITA, QUE ME ESTOY PONIENDO VAQUITA


Bueno, últimamente estoy un poco perezosa y escribo poco. La verdad es que ando muy liada con el trabajo y los exámenes, el gimnasio y los miles de recaditos y me estoy volviendo muy sosa. Ayer quedé con mis compañeros de trabajo y llegué a casa a las 11 y pico de la noche. Si esto hubiera sido hace diez años, no hubiera llegado a casa sino que directamente me hubiera ido a trabajar al día siguiente. Además, muy fácil porque el garito estaba al lado del trabajo obviamente.

La verdad que esto de llevar la gestión de todo de la manera más eficiente posible me está haciendo volverme repelente. Si no fuera por este blog y por otras cosas, me acabaría por volver una seta adicta al trabajo. Hasta en USA tienen palabreja para esto: Workaholic. Suena fatal, suena como alcohólico pero de trabajo. Difícil veo lo de darme a las drogas, pero darme al trabajo hasta que me cause síndrome de abstinencia los fines de semana y vacaciones…Me parece doblemente penoso. Sin embargo, he encontrado casos aunque parezca paradójico y todo.

De todos modos, esta semana he decidido no cocinar demasiado. La verdad es que la razón es que por un lado no he podido ir a comprar el sábado pasado (ver resumen del fin de semana), y por otra me quedan vales de comida sin gastar que no me apetece atesorar porque me recuerdan al dinero del Monopoly. Además, no sé, no sé, mejor los voy dando salida…

El problema de comer fuera varios días seguidos es que te cebas. ¿Motivo? Pues que la comida parece apetitosa y viendo tantas cosas ricas… ¿Cómo te vas a flagelar y pedir una sopa y un filete de pescado a la parrilla? Y de postre…Un café solo…Al principio intenté contenerme un poco pero al final hoy me ha podido el tiramisú. Y es que este postre tan rico rico es mi debilidad. Luego claro, me subo a la báscula y me llama gorda con razón. Y yo alego en mi defensa: No estoy gorda, que mi IMC (índice de masa corporal) todavía está por debajo de 25. Pero nada, no atiende a razones. Incluso pienso que está todo bien mientras me pueda cerrar cómodamente los pantalones. Claro que luego si los acabo estallando por el tiro de eso no me doy cuenta hasta que ya no hay remedio… Y si lo de estar chachi piruli y divina de la muerte como una veinteañera como Madonna no me acaba de motivar – Obviamente esta mujer tien más de 40 años, me refería al look con el mono ese negro que ha diseñado al estilo ama y esclava - Al menos sí me motivará el no tener que rascarme el paupérrimo bolsillo para comprarme ropa nueva que además será una talla mayor que la que suelo utilizar. Y no, antes de los cincuenta años no me compro una talla 40 de pantalón, ni una 46 de jersey que no, me niego en rotundo, que los jerseys de “señora” son feísimos y me arruinan todo el trabajo de contener las arrugas. Porque al final no me van a ver el cutis terso, sino la blusa estampada tipo tigre o de florecitas o chorreras hortera y voy a parecer sacada de un culebrón y me niego.

Nada, hoy voy a cenar algo ligerito y me voy a cortar la mano antes que volver a asaltar la tableta de chocolate con galleta crujiente que es mi perdición…

Pero claro, esta semana de sinsabores, la rodilla despellejada el lunes, la avería de la RENFE el martes, el dolor de cabeza el miércoles, el dolor de garganta el jueves…No sé, si no me doy algún capricho, que soso todo, ¿no?

Pues no. Voy a poner en práctica los principio del Chi-Kung y voy a aspirar el aire tan profundo que sólo de hacer este ejercicio ya queme más calorías que en cuadrar la declaración de la renta – que por cierto, estoy contenta porque me sale a devolver y todo…


Ay, os dejo que ya desvarío lo mío hoy. Bueno, desde aquí envío un saludo a Sergio que ayer se nos fue y que imagino que algún día aparecerá de nuevo a tomar más copas con los ex compañeros y a Adolfo y la katana que le regalamos… La verdad es que yo debo haber sido Ninja en alguna otra vida, porque me encantan este tipo de espadas, pero en casa sólo me cabe mi Jimmy, un machete de 40 centímetros. Si es que yo con 30 centímetros ya me voy conformando…

Bueno os dejo que me están sonando las tripas. Creo que me voy a apuntar a una sesión de esas de NaturHouse o alguna chorrada similar que por lo menos me avergonzarán cada vez que le hinque el diente al fuet o a los conguitos. Mi novio dice que estoy estupenda pero, la verdad, qué va a decir el chavalín si me mira con buenos ojos. Teniendo en cuenta que su primera experiencia con una hembra fue ordenañando a una vaca con doce años en la granja escuela, entiendo que el tema de parecerme un poco a las “Desgracias” de Rubens no le debe inquietar mucho más que a mí…

Mañana a ver si el médico me receta los antihistamínicos, que me estoy volviendo adicta a la Loratadina. Dos días sin mis pastillas y esta tarde he estado tentada de ir a buscar una farmacia de guardia para conseguirlas…Es que me duele la garganta y el pecho y no, de verdad que no, no es neumonía sino fiebre del heno…

Bueno, voy a pastar, uy, perdón, a cenar algo…

Hasta mañana. Por cierto, que tengo que pensar el chiste que voy a contar en la presentación oficial del trabajo. Creo que contaré el del jefe que se va a la granja-escuela, ahora me ha venido a la cabeza…Espero que no me pongan en la lista negra, como siempre.

Comentarios

mary ha dicho que…
no estes mal por eso yo tambien tomo ese medicamento y entiendo que aveces no puedo dejr de tomarlo

Entradas populares de este blog

BETAESPERA

Un añito tiene mi niña ya !!!

TRAQUEITIS AGUDA