PECADOS GOLOSOS




DIETA DEPURATIVA

Este fin de semana, aunque he hecho varias cosas que tenía pendientes, como retocarme el tinte (queda fatal empezar un nuevo trabajo llevando el pelo de dos colores distintos, supongo). La broma me ha costado casi tan cara como en ir a la peluquería, yo es que de verdad tanto accesorio no le veo la amortización del gasto: Que si dos botes de tinte porque como llevo el pelo tan largo y me tengo que uniformar el color por completo, que si agua oxigenada para la mezcla, que si una ampolla para proteger el cuero cabelludo del ataque del malvado amoníaco que lleva el tinte, que si un sérum para puntas…Desde luego, si no fuera porque mi color natural es de lo más vulgar y me hace parecer cadavérica a más no poder, me dejaría de rollos y, aprovechando de que todavía no me han salido canas (y es un milagro, porque a mi edad mi madre ya estaba invadida y mis hermanas que son más jóvenes, ya tienen bastantes), me dejaría el pelo de mi color y me ahorraría 15 euros al mes de los dichosos retoques. En la peluquería me hubieran cobrado 25 euros pero me hubiera ahorrado la limpieza del baño, que lo dejé como si, en vez de tinte, hubiera estado matando a una berenjena y luego haciendo yeso para la cantera de todo un pueblo.

Luego lo gracioso es que el color de la mezcla no tiene nada que ver con el color final. Me explico: Mi mezcla en el tarro era de color azul sucio, y el resultado es un tono ceniza algo verdoso. En el muestrario de la tienda, la chica luce un color de ceniza más claro y nada verdoso. ¿Por qué? El misterio de los pigmentos y el hierro en el pelo, según me explicó una vez una peluquera que parecía que sabía lo que decía. En fin, prefiero parecer un trozo de cobre oxidado (lo digo por el verdín) que llevar el pelo de color amarillo Calimero, que era mi tono anterior.

Otra de las tareas que he hecho este finde es preparar bizcochos, de esos caseros que no están duros como piedras, sino que al partirlos, se desmigajan de lo blanditos y calentitos que resultan…Ummm, todavía me deleito con el olor a bizcocho que ha quedado por toda la casa…He preparado un bizcocho de limón y otro de chocolate, y aunque era más ambicioso el segundo, me ha quedado más logrado el primero. Misterios de la cocina.

Para iniciar en estas tareas domésticas recreativas, he iniciado a mi chico, que se había quedado a comer el domingo y que lo trinqué por banda para que me hiciera de pinche, ya que yo sola no podía acometer los dos pasteles en menos de una hora. El procedimiento es relativamente sencillo, pero en los diferentes toques están las diferencias…

El problema de cocinar es que luego una se envicia y viene lo que viene…Los kilos de más. Así que esta semana casera donde he comido en casa de mi madre un día y he hecho el resto de comidas en mi casa y con compañía de una enorme piraña que devora de todo, pues he cogido súbitamente un kilito. Ya sé que luego todo se va por el W.C en cuanto el intestino se deshaga de más o menos el setenta y cinco por ciento de dicho kilito, pero todavía me preocupa lo mal que llevo el perder algo de peso, y está en la lista de cosas que tengo que hacer este año, por motivos prácticos., como ya os comenté.

La cosa se ha complicado esta mañana, cuando me molestaba en la ingle el pantalón que me he puesto. Sin atender a más razones (un pequeño granito de la depilación en dicha zona), instintivamente he pensado que me estaba hinchando y que pronto no iba a caber en la ropa de trabajo, y eso es una desgracia, porque no tengo presupuestados unos seiscientos euros para compra de nuevos ítems, así que había que ponerse a realizar un plan de choque. Además, las espinillas de mi cara estaban clamando a gritos una dieta depurativa.

Así que no me lo he pensado dos veces y me he puesto a la faena, yo, que tan mala soy que soy capaz de meterme de una sentada un kilo de codillo con patatas, también tengo fuerza de voluntada para “purgar mis pecados” y tirarme un día entero, como llevo ya la mitad, a base de infusiones depurativas, fruta y yogur, y en cantidades miserables además (de momento llevo unas trescientas calorías y ya he almorzado).

Por si acaso, también me he acordado de que no debo lavarme la cara con el jabón de manos de marca blanca y a granel que suelo comprar, que las manos son muy sufridas y los tanguitas rojos también, pero igual mis espinillas engordan con tanta grasa de coco mutante que debe llevar la “formula de protección para las manos” de la pasta blanquecina que supuestamente es un jabón.

Lo de la dieta depurativa es una suerte de maldición. Aunque me he levantado con el estómago pesado y parecía que iba a aguantar bien todo el día sin comer apenas nada, enseguida comienzan los problemas cuando veo que todo el mundo está calentando sus platitos en el microondas. Entonces he corrido de vuelta a mi cubil para comerme mis tristes frutitas sin ver nada de nada.

Lo de las infusiones depurativas también tienen sus inconvenientes: Gases. Tanto depuran y depuran, que remueven los intestinos y, de removerlos se producen gases y retortijones horrible. De verdad, si no fuera por los kilitos que quiero adelgazar y porque estoy intentando librarme de las espinillas en tiempo record, se iban a quedar las infusiones, las manzanitas y los yogures en el fondo del frigorífico y me iba a meter entre pecho y espalda lo que me demanda mi cerebro de Neandertal : Dos huevos fritos con filete y pisto con media barra de pan… Total, desde luego, debería comprar los pantalones para ir al trabajo elásticos y así no me llevaba disgustos, pero es que no los hacen , e ahí el problema…

Comentarios

Alba y Alvaro ha dicho que…
Pues a mi lo de la cocina no me pasa, ya ves, odio tanto cocinar y como no tengo más remedio que hacerlo continuamente, generalmente cuando me siento a la mesa, se me ha pasado todo el hambre (eso no esta mal). Eso si, cuando Alvaro y yo salimos por la noche y llegamos muy tarde, nadie nos quita unos huevos fritos con patatas, de esos de los de ¡viva el colesterol! que nos metemos entre pecho y espalda. Menos mal que no salimos mucho que si no, otro gallo cantaría. Que yo ya he pasado los taitantos y no me puedo permitir ciertos lujos, ya sabes.

Muchos besos.

Entradas populares de este blog

BETAESPERA

Un añito tiene mi niña ya !!!

TRAQUEITIS AGUDA